Today, September 7, 2020

#251 Una palabra de ánimo

Hoy quisiera que viera un pasaje de las Escrituras que nos ayuda a guiarnos en qué decir, a quién decírselo, y cuándo y cómo decirlo. Isaías 50:4–5:

El Señor Dios me ha dado lengua de discípulo, para que yo sepa sostener con una palabra al fatigado. Mañana tras mañana me despierta, despierta mi oído para escuchar como los discípulos. El Señor Dios me ha abierto el oído; y no fui desobediente, ni me volví atrás. (LBLA)

Primero, necesitamos ser sensibles al Espíritu Santo. Él nos enseñará cómo hablar una palabra a su tiempo a la persona que está fatigada. Como dice, Él nos despertará el oído.

Jesús lo dejó bastante claro en Mateo 10:19–20, que el Espíritu Santo puede perfectamente darnos las palabras correctas para decirlas en el momento correcto. En Isaías 51:16, Dios dice: “he puesto mis palabras en tu boca” (LBLA). En Isaías 57:19, dice, “poniendo alabanza en los labios” (LBLA).

Es muy probable que hoy haya alguien en su vida que necesita que le den una palabra de ánimo. La clave está en ser sensible y estar disponible. En ocasiones estamos tan envueltos en nuestro mundo que no prestamos atención al hecho de que quizás haya alguien a nuestro alrededor que necesite ánimo—puede ser un compañero de trabajo, un vecino, su cónyuge, o su hijo.

Personalmente, creo que nuestros hijos necesitan que se les dé ánimo todos los días. Como el pequeño que dijo: “Papito, juguemos a los dardos. Yo los lanzo y tú dices ‘¡Maravilloso!’” Los niños anhelan afirmación y ánimo.

Hay alguien que usted conoce o conocerá que necesita ánimo. Y usted es el mensajero de Dios.


Escuche este devocional haciendo click aquí



Leer devocionales anteriores


May 17, 2024

#138 La idolatría

El pecado más predominante que encontramos en la Biblia y que impidió que la lluvia de la bendición de Dios cayera sobre su pueblo fue la idolatría. Quizás esté pensando:...


May 16, 2024

#137 La cura para la sequía resultante del pecado

En nuestro último devocional, hablamos del pecado y cómo éste era la causa número uno de la sequía espiritual. La pregunta natural es: ¿cuál es la cura? ¿cómo termino con...


May 15, 2024

#136 La causa número uno de la sequía espiritual

Las Escrituras en gran medida enseñan que la causa número uno de la sequía espiritual es el pecado. Y la cura número uno para la sequía, según las Escrituras, es...


¿Quieres respuestas directo en tu correo electrónico?

Suscríbete para recibir devocionales diarios GRATIS y actualizaciones de Bayless.

No te enviaremos spam. Puedes desuscribirte en cualquier momento. Powered by ConvertKit