Today, September 28, 2021

#259 Siembre el bien—coseche una bendición.

Como mencioné en el devocional anterior, Dios quiere bendecir su vida, y las bendiciones más ricas y frecuentes llegan a aquellos que hacen algo en particular. Esto lo vemos en Gálatas 6:9–10:

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos. Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.

Las temporadas de bendición siempre llegan a aquellos que siembran constantemente, a aquellos que aprovechan las oportunidades para hacer el bien. Lea nuevamente en el versículo 9: Y no nos cansemos de hacer el bien. El versículo 10 dice: Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad”.

Esta misma verdad es reforzada por el versículo 7 que dice: “No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra”.

Si sembramos el bien, cosecharemos el bien. Una temporada de bendiciones llegará.

Lo que muchos cristianos tienden a hacer es ponerse delante de un campo en el cual no plantaron ni una semilla y orar: “Dios: dame una cosecha milagrosa”.

Ahora bien, Dios es Dios, y Él ciertamente puede hacer cosas fuera de lo ordinario. Pero también obra de acuerdo a las leyes y a los principios que Él ha establecido. Una de esas leyes es la ley de la siembra y la cosecha.

Lo que un hombre siembra, eso cosecha. Por lo tanto, no se canse de hacer el bien. A su debido tiempo, cosechará si no desmaya. Cuando se le presente la oportunidad de hacer el bien, hágalo. Plante semillas.

Porque las bendiciones más ricas y frecuentes llegan a aquellos que siembran el bien.


Escuche este devocional haciendo click aquí



Leer devocionales anteriores


May 17, 2024

#138 La idolatría

El pecado más predominante que encontramos en la Biblia y que impidió que la lluvia de la bendición de Dios cayera sobre su pueblo fue la idolatría. Quizás esté pensando:...


May 16, 2024

#137 La cura para la sequía resultante del pecado

En nuestro último devocional, hablamos del pecado y cómo éste era la causa número uno de la sequía espiritual. La pregunta natural es: ¿cuál es la cura? ¿cómo termino con...


May 15, 2024

#136 La causa número uno de la sequía espiritual

Las Escrituras en gran medida enseñan que la causa número uno de la sequía espiritual es el pecado. Y la cura número uno para la sequía, según las Escrituras, es...


¿Quieres respuestas directo en tu correo electrónico?

Suscríbete para recibir devocionales diarios GRATIS y actualizaciones de Bayless.

No te enviaremos spam. Puedes desuscribirte en cualquier momento. Powered by ConvertKit