#222 Cuando Dios tiene nuestros corazones

En Mateo 6:25–26, Jesús aplicó todo lo que hemos cubierto durante los últimos devocionales:

Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?

Dado el contexto de los versículos precedentes, Jesús nos está diciendo que si Dios está primero en nuestro dar, entonces, en realidad nuestro corazón le pertenece a Él. Si nuestro corazón le pertenece a Él, Él nos puede guiar y puede satisfacer nuestras necesidades, y no tenemos por qué preocuparnos por las cosas materiales de nuestras vidas.

Él alimenta a las aves del cielo; Él cuidará de usted y de mí. No se preocupe. Obedézcale, confíe en Él y búsquele para su pan diario.

Mateo 6:33 dice:

Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.


Escuche este devocional haciendo click aquí