En el Blog de hoy, quiero enfocarme en una palabra que ha tenido un profundo impacto en mi vida: Fe. Hebreos 11:1 nos dice esto sobre esa importante palabra:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

La fe tiene que ver con las realidades no vistas. Si puede verlo, no necesita fe para ello. La fe es lo que tiene hasta que llegue la cosa que espera de Dios.

La fe no es un botón de pánico que se presiona durante un tiempo de crisis. Es un estilo de vida. Las Escrituras declaran que el justo vivirá por fe. El justo vivirá paso a paso, y día a día, por la sustancia de las cosas que espera, la evidencia de las cosas que no se ven.

La fe es la forma en que Dios quiere que vivamos. De hecho, más Adelante en el mismo capítulo, nos dicen en el verso 6, “Sin fe es imposible agradarle (a Dios)” No dice difícil, sino imposible. No hay otro estilo de vida que complazca a Dios salvo el estilo de vida de la fe.

Justo antes de los Juegos Olímpicos de 1988, salió un programa al aire sobre esquiadores ciegos a quienes les pusieron un esquiador acompañante que sí veía. Comenzaron su entrenamiento en terreno relativamente plano porque los esquiadores ciegos dependían completamente de la palabra de los esquiadores que sí veían para dirigirlos: “Izquierda, derecha, izquierda, derecha”.

Cuando terminó el entrenamiento, los llevaron a la pista olímpica de slalom. Los esquiadores que veían iban a lado de los esquiadores ciegos gritando: “¡Izquierda, derecha, izquierda, derecha!” Los esquiadores ciegos eran completamente dependientes de aquellos que podían ver.

Usted y yo debemos ser completamente dependientes de la palabra del único que verdaderamente puede ver en este mundo: Dios, nuestro Padre. Cuando Él dice: “Ve a la derecha”, aunque no tenga sentido, necesita ir a la derecha.

Proverbios 3:5–6 nos dice:

Fíate del Señor de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.  Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.

Cualquier cosa que sea llamado a hacer en su vida, donde sea que Dios le guíe, mantenga un estilo de vida de fe.

Leave a Reply

Pin It on Pinterest